Final de enero: Aprieta el frío, pero nuestras sandías ya están todas plantadas

Hace frío, estamos en plena campaña de recolección y comercialización de tomate y el resto de hortalizas, afrontamos en estos días el pico más importante del año en cuanto a demanda de producto en los mercados y nuestro equipo profesional se multiplica para atender con la máxima satisfacción a nuestros clientes cada día.

Pero, al mismo tiempo, estamos con la vista puesta, también, en la campaña de primavera y los preparativos para la comercialización de sandía y melón que llegará en un par de meses.
De hecho, en estos día se han terminado ya de plantar todas las fincas que ofrecerán a nuestros clientes los mejores melones y sandías, es decir, que las plantas que nos proporcionarán el género, previsiblemente desde finales de abril y principios de mayo, ya están en nuestros invernaderos y sus agricultores llevando a cabo los procesos para garantizar máxima calidad.

Para esas fechas, Vegacañada volverá a ofrecer en el mercado toda su gama de melón y sandía, bajo la marca Dulce de Vega, una enseña que se lleva cuidando con delicadeza y profesionalidad desde hace quince años, hasta lograr un alto posicionamiento y reconocimiento en los mercados. Y junto a ello, la sandía Fashion, sin duda alguna la de mayor reconocimiento principalmente en el mercado nacional, así como en Francia y Alemania, gracias a su sabor, su textura y sus prestaciones.

Pero hasta llegar a ese momento, el camino es largo y, sobre todo, de un trabajo diario y muy minucioso, con una estricta planificación que llevan a cabo nuestros agricultores, expertos en un cultivo muy particular, con la ayuda del Departamento Técnico de Vegacañada y culminado por nuestros cortadores profesionales, que dictaminarán el momento idóneo del corte y lo ejecutarán conforme a protocolos establecidos para todas las fincas.

Un año más, Vegacañada ya está preparada para acometer una campaña de primavera en la que seguirá ofreciendo sus servicios tanto a agricultores como clientes en el ámbito del tomate y resto de hortalizas, así como de forma especial en el segmento del melón y la sandía. Como cada año; como desde hace quince años.

Andrés Soler, VEGACAÑADA.